Michel Nandan

19 enero 2017

Siguiendo con la serie de entrevistas con nuestros ejecutivos, esta vez hemos pillado a nuestro director de equipo, Michel Nandan, quien nos habla de haber crecido en Montecarlo, de sus primeros días en el equipo y del orgullo de ganar rallies.

Michel, cuéntenos acerca de sus primeros pasos en el equipo.

Yo llegué en realidad antes de que Hyundai  Motorsport existiera. Fue el Presidente Choi quien me contactó, y discutimos acerca de cuáles debían ser los objetivos del proyecto. Para mí, fue una proposición muy atractiva e interesante, y estuvo claro que Hyundai tenía un fuerte y ambicioso plan. Tener la oportunidad de comenzar con una pizarra en blanco y construir un equipo desde cero es extremadamente raro. Por eso yo me entusiasmé mucho con la idea de sumarme.

¿Cómo describiría el ADN de Hyundai Motorsport?

Para mí, Hyundai  Motorsport se trata totalmente de un increíble trabajo en equipo. Tenemos una muy diversa mano de obra, y a pesar de nuestros diferentes antecedentes, todos nos esforzamos por hacer los mismos goles. Trabajamos juntos aquí no solo para hacer lo mejor por nuestros departamentos, sino para lograr victorias en rallies.

En su carácter de Team Principal, ¿de qué es usted responsable?

El deber más importante de un Team Principal es modelar un cohesivo y eficiente equipo que pueda unir a todos en el logro de nuestra meta principal: ganar. Hecho esto, es esencial que le asegure a cada miembro del equipo, de cada departamento, trabajar juntos para conseguir ese objetivo

¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?

¡Desde que comencé en Hyundai, parece que cada vez hay menos tiempo libre para mí! Pero soy un gran aficionado al motociclismo, tanto rodando como coleccionándolas. Me gustan especialmente las más antiguas, sobre todo de las décadas del 70 y 80. Son máquinas increíbles y están llenas de carácter.

¿Dónde se originó su gran entusiasmo por el automovilismo?

Habiendo crecido en Monte-Carlo, estuve expuesto al mundo del automovilismo desde muy temprana edad. Siempre había actividades automovilísticas en acción, como el Gran Premio y, por supuesto, los rallies. Además, siempre estuve interesado en cosas mecánicas, y por lo tanto supe desde muy temprano que quería trabajar en la industria del automovilismo.

El rally está lleno de momentos especiales. ¿Hay momentos particulares acerca de los que se sienta más orgulloso?

Siempre que alcanzamos algun objetivo es un momento en el cual me siento muy orgulloso. En el primer año, se trató simplemente de ensamblar el vehículo a tiempo para llegar a la línea de largada del Rallye Monte-Carlo. Empleamos gente, equipamos completamente la fábrica para que funcionara, y cada año desarrollamos nuevos vehículos. Todo esto me da mucho orgullo. Y también cuando pienso en el hecho de que hemos juntado a un gran número de personas de diferentes países, culturas y áreas del automovilismo para centrarlos aquí en un único objetivo: ganar rallies.