Reglamento Técnico

Motor

En 2017 se introdujeron cambios importantes en la normativa del WRC sobre motores, que permanecen vigentes durante la temporada de 2018. El aumento del tamaño en el restrictor de aire desde 33 mm hasta 36 mm y un aumento de la potencia total desde 315 hasta unos 380 caballos supuso un sonido más agresivo. Los coches del WRC siguen montando motores de 1,6 litros, y Hyundai Motorsport mantiene su concepto T-GDI.

Peso

El peso mínimo de un coche que participe en el WRC es de 1.190 kg tras haberse reducido desde los 1.200 kg para la temporada de 2017. Una diferencia de 10 kg puede parecer insignificante, ¡pero en el WRC todo depende de márgenes ínfimos! Todo ahorro en el peso contribuye al rendimiento general del coche.

Medidas

Los cambios visuales introducidos durante la temporada de 2017 siguen vigente. El aumento de 55 mm en el ancho mínimo dio a los coches un aspecto nuevo llamativo. El voladizo de mayores dimensiones en la parte delantera y trasera en las máquinas del WRC ha supuesto un look más agresivo.

Sistema de transmisión

En el sistema de transmisión se encuentran los componentes de la más alta tecnología en el WRC, incluido el sistema 4x4. El diferencial central electrónico complementa las cajas de cambios secuenciales y otros sistemas, con lo que se garantiza que los modernos coches del WRC incorporen la última tecnología.

Aerodinámica

Los vehículos del WRC cuentan con un número de elementos aerodinámicos que incluyen alerones delanteros y traseros en pos de lograr una mejor fuerza de adhesión. Los alerones traseros más grandes son ahora más eficientes, con lo que los pilotos cuentan con un mejor agarre en los tramos de alta velocidad.

El reglamento para los vehículos que toman parte en el WRC está establecido por la Fédération Internationale de l’Automobile (FIA). Los automóviles competidores deben estar basados en la carrocería de un vehículo de carretera estándar, en el caso de Hyundai, el Hyundai i20 Coupe. Los fabricantes deben cumplir también con los requerimientos de una producción mundial de más de 25.000 unidades por año del modelo elegido. Hay además numerosas reglas, susceptibles a cambios de un año a otro, que conciernen a determinadas partes individuales de los vehículos.